Header Ads

La mentira de los vuelos low cost arrancan en septiembre


Desde septiembre empezarán a funcionar los vuelos low cost en Argentina. Pero tal parece, que los vuelos no van a ser realmente de bajo coste, como se conoce en Europa,  porque el gobierno interviene en los precios de los billetes de avión, y no deja que las aerolíneas compitan en precio.

Para ello, el Gobierno autorizó cinco líneas de bajo costo, pero sus tarifas, para evitar una competencia (que según el oficialismo, la llama predatoria) no podrán perforar la banda mínima establecida oficialmente. Por tanto, lo vuelos dejarían de ser low cost en cuanto al costo de los pasajes, pero seguramente lo seguirá siendo en cuanto al servicio que prestan, donde no te dan nada ni unos snaks, ni gaseosas, etc., porque eso encare el valor del billete de avión.

Así, la próxima temporada de verano, se podrán encontrar ofertas de vuelos, como por ejemplo, Buenos Aires-Malargue (Mendoza), Sunchales (Santa Fe) o Concordia (Entre Ríos) en aviones turbohélice, o pagar un Buenos Aires-Rosario, ida y vuelta, en 24 cuotas de alrededor de 60 pesos.

Pero no habrá cambios de fondo en el tema tarifas: ninguna aerolínea, sea tradicional o "low cost", podrá perforar hacia abajo la tarifa que indica que volar a Córdoba cuesta 788 pesos por tramo, o casi $600 hacia Rosario, por ejemplo.

Aun así, con una tarifa mínima que se mantiene fija desde hace tres años, y que seguramente seguirá bajando en cámara lenta, por efecto de la inflación acumulada y la suba del dólar, desde el mes que viene habrá nuevas marcas de aerolíneas, nuevos destinos y, sobre todo, más frecuencias disponibles. Las cinco aerolíneas que fueron autorizadas por el Gobierno tras las audiencias públicas de febrero se sumarán entre septiembre y diciembre a un mercado dominado casi exclusivamente por Aerolíneas, Austral y Lan.

Diferencias entre una aerolínea tradicional y una low cost

En una aerolínea tradicional están incluidas las comidas en viajes largos y en los cortos te dan por lo menos algún snack, panes, galletas, café, gaseosas, agua etc., mientras que en una aerolínea low cost no te sirven pasan nada,  porque eso encarece el pasaje de avión, pero te dan la opción de comprar lo que tú desees comer o tomar.

En una aerolínea tradicional entran 128 asientos (avión standard), algunos tienen un área Business con asientos más grandes, mientras que en una low cost todos son clase turistas con 148 asientos en un avión similar, esto hace que los asientos estén un poco más pegados pero no incómodos, y esa cantidad permite llevar más pasajeros.

Otro dato, las aerolíneas low cost tienen el mismo avión en toda su flota, así ahorran en la compra de repuestos o mantenimiento, mientras que en una tradicional podemos ver diversos tipos de aviones.