Header Ads

Una ballena varada en París

Los que vieron a la ballena varada a orillas del Sena en Paris, habrán quedado asombrados y tristes al ver al cetáceo muerto.

Pero, la verdad, se trata de un falso cetáceo creado por el colectivo belga “Captain Boomer”. Fue dejada en el borde del río Sena para alertar sobre la desregulación de los ecosistemas.


Para concientizar sobre la desregulación de los ecosistemas

Frente a la mirada atónita de los caminantes, varios hombres equipados con overoles blancos arrojaban agua sobre el falso cetáceo de 15 metros de largo que apareció en París, en el borde del río Sena y a pocos metros de la catedral de Notre Dame, encallado por un colectivo de artistas que con esa escultura hiperrealista quisieron concienciar sobre el cambio climático y la pesca intensiva.

La gran ballena fue instalada con la complicidad de las autoridades por el colectivo belga “Captain Boomer”, que desde su creación en 2007 ha realizado acciones similares en Valencia o Londres, entre otras ciudades. , la escultura monumental es una “trampa” que “sumerge al público en la realidad que hemos creado y le obliga a posicionarse”, explicó a EFE el artista Bart Van Peel.

 “Es raro que una ballena encalle, pero cuando ocurre en la actualidad, la reacción de la sociedad es de una gran tristeza”, añadió poco antes de introducirse en su papel de científico e ir al encuentro de los curiosos, deseosos de conocer la procedencia de la falsa ballena.

El cetáceo constituye, según la página web del colectivo, una “metáfora gigantesca de la desregulación del ecosistema”, y a la intención artística se une una dimensión educativa, ya que el grupo cuenta con el apoyo de varios expertos reales.

“Nada más ver el animal he pensado en el cambio climático, me parece muy triste”, aseguró Justine a EFE, que se había acercado hasta el Sena tras haber visto una fotografía en las redes sociales.

“Incluso si es falso, es una buena idea para concienciar a los ciudadanos”, dice sin estar completamente segura de que la ballena  varada sea de plástico: “Bueno, ¿si fuese real olería, no?”, se pregunta.